Plan Hepatoprotector

FINALIDAD TERAPÉUTICA

  • Ajustar a alimentación al nivel de tolerancia digestiva.
  • Prevenir complicaciones agudas o alteraciones de la función intestinal.
    Atender el estado nutricional.
  • Promover una mejora en los hábitos alimentarios, particularmente en lo referido al manejo de las grasas y a la prevención del sobrepeso.

 PRESCRIPCIÓN DIETÉTICA ESPERADA

En colelitiasis sintomática, antecedentes de cólicos o colecistitis o post-colecistectomía: Dieta de protección hepática estricta o dieta hepatoprotectora estricta.
En litiasis asintomática: Dieta de protección hepática amplia o dieta hepatoprotectora amplia.

CARACTERÍSTICAS DEL PLAN DE ALIMENTACIÓN

Grasas: Control de la cantidad total y relativa al valor calórico según el cuadro clínico. Puede variar desde un régimen hipograso estricto y transitorio (calorías provenientes de grasas 10%) post-cólicos o colecistitis aguda, hasta una dieta normograsa (25%), vigilando la calidad de la misma.
Valor calórico: Por la alta asociación con sobrepeso u obesidad, debe ajustarse el aporte calórico. Se seguirán las indicaciones formuladas en el Capítulo Obesidad, adaptándolas según el cuadro digestivo. No deben permitirse ayunos ni dietas de alternativa (especialmente se contraindican las cetogénicas). No corresponden restricciones calóricas severas, pues el adelgazamiento rápido favorece la formación de cálculos.
Si el paciente ha sufrido pérdida de peso, se propondrá el incremento calórico que permita corregir su estado nutricional.

 AJUSTES FRECUENTES A LA DIETA HEPATOPROTECTORA
Si existen manifestaciones digestivas, aunque sólo se tratara de náuseas o distensión, se ajustará en forma permanente o transitoria:

  • Fraccionamiento en 4 comidas y dos o más colaciones, especialmente si persiste anorexia o sensación de plenitud.
  • Temperatura de preferencia templada, aunque frente a náuseas y vómitos se debe probar tolerancia con líquidos helados.
  • Líquidos: se aumentan cuando coexiste estreñimiento.
  • Consistencia blanda con fibra modificada por la cocción y subdivisión (pureteado, rallado).


 
SELECCIÓN DE ALIMENTOS - DIETA HEPATOPROTECTORA
En la dieta hepatoprotectora estricta, se prioriza el control de grasas, por lo que la selección fomenta el consumo de alimentos proteicos de bajo tenor graso y de alimentos ricos en carbohidratos. Según el nivel de tolerancia digestiva, se maneja una selección de verduras y frutas más o menos restringida.
Se seleccionan los alimentos reunidos en la categoría ALIMENTOS BIEN TOLERADOS y quizás algunas verduras y frutas mencionadas en el segundo grupo.

ALIMENTOS BIEN TOLERADOS

Leche descremada. Quesos magros. Claras de huevo.

Carne vacuna magra, pechuga de pollo sin piel.

Jamón desgrasado.

Cereales: arroz, polenta, fideos sin relleno, pastines.

Panes y galletas sin grasa.

Verduras cocidas: zapallo, zanahoria, zapallitos, remolachas, verduras de hoja

bien picadas.

Frutas cocidas o en almíbar: manzanas, peras, duraznos.

Caldos de verdura o frutas. Agua o bebidas refrescantes.

Condimentos suaves.

(ver Capítulo «Afecciones frecuentes del Esófago, Estómago y Duodeno»).

Azúcar. Dulces o mermeladas.

Aceite de todo tipo en cantidad controlada.

ALIMENTOS PROBABLEMENTE BIEN TOLERADOS

Verduras crudas: zanahoria o remolacha rallada, lechuga, tomate.

Tomate en salsas dietéticas.

Papas. Choclo.

Frutas crudas: manzana, banana u otras no cítricas.

Muslo de pollo sin piel.

Pasta rellena (bajo tenor graso).

Galletitas tipo cracker.

Repostería de bajo tenor graso: Bizcochos de levadura, Tortas sin manteca y con yema controlada. Cereales de desayuno.

ALIMENTOS PARA AMPLIAR EL REGIMEN

Productos integrales: panes o galletas con harinas integrales o salvado.
Leguminosas: Lentejas u otras.

Cítricos: naranjas, mandarinas. Jugos de Fruta.

Vegetales fermentecibles o de mayor contenido en fibra: repollos, coles,
Cebolla, morrón o condimentos más variados

Mayonesa en cantidad controlada

Esta clasificación de alimentos, fue realizada sobre la evidencia proporcionada por la respuesta de la mayoría de los enfermos.

En términos generales, una dieta hepatoprotectora amplia, admite todos los alimentos citados en los dos primeros grupos y probablemente varios de los mencionados para ampliar el régimen. No es de extrañar, que en algunas situaciones, especialmente si se trata de pacientes jóvenes, se toleren algunos de los alimentos contraindicados.

ALIMENTOS NO PERMITIDOS

Grasa animal, manteca, margarinas, crema de leche.

Carnes de alto contenido graso. Gallina. Cordero. Cerdo. Pescados grasos, mariscos.
Vísceras, embutidos, fiambres y quesos comunes o de untar. Frituras.
Panificados con grasas. Snacks, Aceitunas, Maníes.

Chocolate y leches chocolatadas. Dulce de leche. Frutas secas.
Condimentos fuertes: ajo, pimienta u otros.

(Sugerencias sujetas a mayor restricción en la Dieta hepatoprotectora estricta).
LECHE DESCREMADA. Entera o diluida con té o café. Integrada a preparaciones como: salsa blanca o postres de leche: cremas sin huevo, flan instantáneo, arroz con leche u otros similares.

CARNES. Hervidas, a la parrilla, a la plancha, al horno, al spiedo, en budines, milanesas al horno, hamburguesas, pasteles o empanadas con las masas permitidas, integradas a salpicones, o ensaladas.

VERDURAS. Crudas o cocidas, en purés, en ensaladas frías o calientes, en budines, soufflé, tortas o tartas con las masas permitidas, croquetas al horno, sopas julianas o licuadas.

FRUTAS. Cocidas al horno o hervidas, en purés, en ensaladas o postres con gelatina u otros ingredientes permitidos. Crudas sin cáscara.

CEREALES. Hervidos con aceite, en ensaladas calientes o frías, acompañados por salsas dietéticas, en cazuelas con verduras o con las carnes indicadas.
ACEITES. Agregados en cantidad controlada a las preparaciones una vez prontas. Se evita el rehogado o la exposición directa a la fuente de calor.
SALSAS O GUISADOS DIETETICOS. Elaborados con ingredientes permitidos; se preparan con el procedimiento habitual pero se les agrega el aceite una vez prontos.
MASAS PERMITIDAS. Son las que se elaboran con harina, aceite y como ingredientes líquidos agua o leche descremada.

Figuraste

Porque todo lo que hicimos es historia