Alimentación en la Menopausia

La menopausia es el periodo de la vida en que las mujeres entre los 40 y los 50 años en el que se produce el cese de la ovulación.

A partir de los 40 años las necesidades metabólicas de energía de las mujeres disminuyen en un 5% por cada década. Esto se traduce en la necesidad de un aporte calórico menor.
Si no existen complicaciones o enfermedades asociadas durante este.
Este periodo, la alimentación deberá seguir los patrones de dieta equilibrada en función de aspectos individuales como la edad, talla y la actividad física entre otros.
Alimentos ricos en hidratos de carbono complejos:
Cereales y derivados: arroz- pasta-pan-y legumbres-papas, deben constituir la base de la alimentación en cantidad moderada.
Las frutas y verduras se han de contemplar en el menú diario.
Vegetales crudos son más abundantes en vitaminas, minerales y fibras, lo que contribuye a mantener un buen estado nutritivo.
Cuidar la calidad de las grasas es muy importante como la cantidad. Reducir la grasa de origen animal (grasa saturada) por su capacidad de aumentar el nivel de colesterol en sangre y favorecer el desarrollo de la arteriosclerosis, la grasa saturada abunda en embutidos – mantecas –nata de leche entera – pastelería galleterías y bollerías.
Se potencia el consumo de pescados azules en forma semanal.
El aceite de oliva y los aceites de semillas y los frutos secos como complemento dietético son alimentos ricos en grasa insaturadas, con cualidades para reducir el colesterol plasmático.

Los dulces: se recomienda reducir el consumo habitual por su riqueza en azucares simples y calorías y de manera más estricta si existe obesidad – diabetes o dislipidemias.
El calcio es fundamental, en la prevención de la osteoporosis posmenopáusica, es recomendable tomar 3 raciones de leche o derivados, fuentes de calcio por excelencia, con objeto de conservar la masa ósea.
La vitamina D, abundante en los lácteos enteros la mantequilla- la nata – el huevo –hígado-pescado graso como la sardinas –caballa-salmón, se estiman imprescindible para fijar el calcio en los huesos.
Se recomienda buena hidratación un aporte de al menos un litro y medio de líquido y a esto se suma el agua de alimentos que ingiere.
Agua mineral-infusiones-caldos de verduras zumo de frutas-etc.
Distribuir la alimentación total de 4 a 5 comidas, más ligera, es una buena medida.
Consejos dietéticos: en cuando a la biodisponibilidad del calcio El salvado de trigo en grandes cantidades afecta la absorción del calcio.
Las grasas dificultan absorción de calcio. Altas concentraciones de proteínas de origen animal incrementa la eliminación de calcio en la orina.
El consumo excesivo de fósforo presente en carnes, pescados huevos y bebidas de cola, puede disminuir la absorción intestinal del calcio.
Evitar alimentos que contenga sodio excesivo ya que produce mayor excreción de calcio por la orina.

Figuraste

Porque todo lo que hicimos es historia