Hierbas Medicinales

El conocimiento que los guaraníes tenían de las especies vegetales, era tan extenso y profundo, que es una de las lenguas que más términos ha aportado a la nomenclatura botánica, afirmando el Dr. Juan J. Soler que la clasificación binaria (género y especie) que tanta fama dio a Linneo, ya la conocían los guaraníes.

Al igual que en otras partes de la Tierra, los indígenas americanos buscaban afanosamente un remedio para aliviar sus dolencias y curar sus enfermedades.
Para ello, recurrían a la Naturaleza prodiga, que les ofrecía una gran variedad de plantas cuyas propiedades terapéuticas sentaron la base de su medicina, que se ha mantenido durante siglos, sin que los conocimientos científicos del presente puedan prescindir de ello.
Cuando Colón llegó a América se sorprendió, tanto por la presencia de hombres, como de enormes arboles muy verdes y frutas jugosas, pero los remedios empleados en la lucha contra la enfermedad no eran en general muy diferentes a los que se usaban en culturas paralelas del viejo Continente, es decir, una mezcla de hechicería, oración y empleo racional de ciertos medicamentos
de origen natural. A modo de ejemplo, algunas plantas utilizadas por estos pueblos fueron: la hoja de Coca, utilizada contra los vómitos, en diarreas y como estimulante; la raíz de Zarzaparrilla, empleada principalmente como depurativo; la hoja de Maíz, útil como cicatrizante; la raíz de
Ipecacuana, utilizada por los pobladores de Brasil en las diarreas producidas por las disenterías tropicales y la famosa corteza de Cinchona, empleada para combatir las fiebres.
Uno de estos pueblos indígenas son los Guaraníes, que antes de la conquista española, vivían en toda la zona central y meridional de Sudamerica, ya que se extendieron desde los Andes hasta la costa del Atlántico y desde las Guayanas hasta el río de la Plata. Actualmente están
constituidos por numerosos grupos, que habitan en zonas de Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina, que comparten una cultura y una lengua común derivada de la rama lingüística tupí.
Cuando los españoles llegaron a territorio guaraní en busca de oro, como oían a los indígenas decir “guaraní”, que en este idioma significa “guerra”, les dieron ese nombre, aunque en realidad ellos se llamaban “carios”.
Los guaraníes conocieron plantas de efectos narcóticos, euforizantes y entorpecientes. El Dr. Dionisio González Torres, en su obra “Cultura guaraní” dedica a este tema un importante e ilustrativo capítulo donde se detalla una increíble variedad de plantas que él denomina sicotrópicas, de las que los guaraníes no habían hecho jamás uso para el normal desarrollo de su vida social, familiar e incluso individual.
Conocían una gran diversidad de plantas medicinales y también de las afinidades entre algunas de ellas y el antagonismo entre otras, por lo que supieron aplicarlas correctamente. Entre las plantas utilizadas por este pueblo destacamos: el leño de Quassia, la semilla de Nuez vómica, la raíz de Ipecacuana, la hoja de Jaborandi, la Yerba Mate y la semilla de Guaraná.
En la actualidad, en los diccionarios y vocabularios científicos paraguayos se registran más de 700 géneros y más de cuarenta familias botánicas de origen guaraní.
La mayor parte de las plantas medicinales son originarias de nuestros bosques, campos y esteros y se las denomina “nativas”, tales como mburukuja, tapekue, aguapé puru’â; muchas de ellas ya eran conocidas y utilizadas por los indígenas antes de la llegada de los europeos al continente americano. Otras especies, tales como manzanilla, kuratû, romero, eneldo, hinojo, son “introducidas” o “exóticas”, ya que fueron traídas de Europa, Asia y Africa.

Figuraste

Porque todo lo que hicimos es historia