Vitamina A

La vitamina A es el término que se emplea para describir los compuestos con la actividad biológica del retinol, que originalmente se aisló de la retina, donde la vitamina funciona en los pigmentos visuales.

Los pigmentos de plantas denominados carotenoides generan retinoides al metabolizarse, y a los que producen retino se los llama provitamina A. El más activo de todos es el β-caroteno.

Retínoides

Retinoides: se refiere al retinol y sus metabolitos naturales y también a análogos sintéticos que poseen semejanza estructural con el retinol.

Los retinoides con vitamina A activa se encuentran en la naturaleza en tres formas: el alcohol (retinol); el aldehído (retinal o retinaldehido); el acido (acido retinoico).

Cuidados que se deben tener con la vitamina A

Como en muchos alimentos la biodisponibilidad de la vitamina es limitada por la unión de los carotenoides a las proteínas; la cocción supera esta limitación porque destruye la asociación proteína y libera el carotenoide para permitir la biodisponibilidad del mismo.

El retinol libre puede destruirse por la oxidación, por ello su potencia biológica se atenúa con la presencia de elementos de transición como el hierro férrico (Fe+3), cobre cúprico (Cu+3), por esta razón es que en la industria se protege con el empleo de vitamina E u otro antioxidante sintético, o se lo estabiliza mediante la esterificación.

Funciones de la vitamina A

La vitamina A tiene funciones esenciales en la visión, el crecimiento, el desarrollo óseo, el desarrollo y mante­nimiento del tejido epitelial, los procesos inmunológicos y la reproducción normal.

El retinal es un componente de los pigmentos visuales de los bastones y conos de la retina, por eso es esencial en la fotorecepción.                                 

Absorción, transporte y la excreción de la Vitamina A.

La vitamina A preformada y los carotenoides se liberan a partir de proteínas en el estómago. Los ésteres retinilos se hidrolizan en el intestino delgado a retinol, que se absorbe con mayor eficacia que los ésteres. El betacaroteno se divide en el citoplasma de las células de la mucosa intestinal en dos moléculas de retinaldehido, las cuales se reducen y eterifican para formar ésteres retinilos. La vitamina A preformada y los carotenoides se liberan a partir de proteínas en el estómago. Se absorben cerca del 80 al 95% de los ésteres retinilos, pero sólo del 40 al 60% de los carotenoides. Algunos factores de la dieta afectan la absorción de los carotenoides, que incluyen el nivel y el origen de la grasa de la dieta, la cantidad de los carotenoides, y la capacidad de los alimentos para ser digeridos. Los ésteres retinilos se transportan por la linfa ha­cia la sangre y luego al hígado como una parte de los quilomicrones. La RBP  transporta la vitamina A en la circulación y luego puede ser retirada por el riñón.

Deposito de la vitamina A

Aproximadamente el 90% de la vitamina A en el cuerpo se almacena en el hígado en forma de ésteres de retinil. El resto se almacena, en los depósitos grasos, los pulmones y riñones. De manera gradual el hígado acumula un suministro de reserva que alcanza su punto máximo en la vida adulta. Esta capacidad de almacenamiento permite una ingesta temporalmente menor de vitamina A.

Figuraste

Porque todo lo que hicimos es historia