Propiedades o funciones


Capacidad de captar agua: produce deposiciones de mayor tamaño conteniendo agua, acelera el tiempo de transito, disminuye digestibilidad de los nutrientes y la presión ultraluminal. Lignina y fibras insolubles.

Capacidad de unirse a iones: su efecto fisiológico en el intestino es la de captar cationes de calcio, magnesio, zinc y hierro, por lo que promueve la perdida de estos en las deposiciones. Hemicelulosas, pectinas, gomas y mucílagos.

Formación de geles: provoca un retardo en el vaciamiento del gástrico, un retardo en la absorción de nutrientes en el intestino delgado, un retardo en el tiempo de tránsito boca-ciego. Fibras solubles: pectinas gomas, mucílagos.

Unión de ácidos biliares y otros compuestos: provocan el aumento en la excreción fecal de esteroles y otros compuestos que son tóxicos para el organismo. Pectinas, gomas, mucílagos y lignina.

Antioxidantes: esta propiedad la presenta la lignina y su efecto es impedir la formación de radicales libres.

Fermentación: sustrato en el proceso de fermentación por acción de la flora bacteriana en el colon, produciéndose gases (CO2, H2, metano) y ácidos grasos volátiles de cadena corta como ácido acético, propiónico y butírico, sirviendo de energía a los colonocitos y para otros tejidos del cuerpo. Este proceso también acelera el tiempo de tránsito. Esta función la tienen en mayor o menor grado todos los tipos de fibras excepto la lignina que resiste totalmente este proceso.

Efecto en el tracto digestivo

Durante su tránsito a través del tracto alimentario, las fibras dietéticas tienen una amplia oportunidad de interactuar con los substratos, efectores y productos de la digestión así como una diversidad de otras substancias que avanzan hacia la absorción o evacuación. Algunas enfermedades del colon parecen afectarse favorablemente por los mayores niveles de fibra dietética, en particular la constipación y la diarrea, la diverticulitis y el cáncer colorectal. Se ha reconocido que una dieta adecuada con celulosa es un factor que ayuda a prevenirla constipación. Tanto las fibras solubles como las insolubles contribuyen a aumentar el bolo fecal a través de la absorción de agua y la adición de material indigerible.

Recomendaciones

La ingesta de fibra debe consistir de una mezcla de fibra soluble e insoluble; en una relación 3:1. Las recomendaciones en un adulto normal son de 20 a 35 g/d o cerca de 10-13 g/1000 kcal; esto se logra con ingesta de verduras, frutas, leguminosas y cereales de granos entero (integrales). Factores adicionales deben tenerse en cuenta cuando se prescribe para niños o personas con regímenes especiales.

Figuraste

Porque todo lo que hicimos es historia